6 trucos para decorar el recibidor

¿Eres de los que olvidan la importancia que tiene el recibidor? Pese a ser la estancia más pequeña de la gran mayoría de hogares, hay que decir que deberíamos mimarla como la que más. ¿Por qué? Pues porque es lo primero que ven nuestros invitados al entrar a casa, lo que se traduce en la primera impresión que se llevan. Además, nosotros también vamos a ver el recibidor cada vez que lleguemos a casa, así que también agradeceremos que esté en condiciones.

Para que puedas tener el recibidor de tus sueños, hemos preparado una serie de trucos con los que lograrás obtener un resultado magnífico. ¿Te apetece conocerlos? ¡Te los mostramos a continuación!

1- Todo en orden

Lo primero y más importante es el orden. Al igual que sucede con el esto de estancias de cualquier casa, si no existe orden no importa todo lo demás. Da igual que hayas adquirido las piezas decorativas más caras y bonitas del mundo, ya que el caos hace que todo se vaya al traste. Ordena el recibidor dejando solo lo imprescindible y haz todo lo posible por mantenerlo siempre ordenado y limpio.

2- Elige al protagonista

El recibidor, al ser un espacio pequeño, no admite que haya varios protagonistas como sí podría suceder en el comedor o el salón. Eso significa que tienes que elegir una pieza decorativa que brille por encima de todas las demás, como puede ser un espejo o un mueble.

3- Conexión con el resto de la casa

El recibidor no tiene por qué ser un espacio cerrado. Todo lo contrario. Podemos abrirlo por completo eliminando barreras. Puedes tirar un tabique o crear una pared de cristal que permita que la luz natural fluya. Y hablando de luz natural, no puedes olvidarte de colocar un espejo en el recibidor, ya que gracias a él no solo estarás decorándolo, sino que también lograrás ampliar su luminosidad considerablemente.

4- Iluminación artificial

Aunque la iluminación natural es lo que siempre hay que buscar por motivos evidentes, en ocasiones no nos queda más remedio que recurrir a la iluminación artificial. En ese caso, haz todo lo posible por iluminar hasta el último rincón del recibidor, y a poder ser elige bombillas que desprendan luz cálida, ya que si la luz es demasiado blanca la sensación de frialdad se instalará en el recibidor y no nos sentiremos como en un hogar cálido y acogedor.

5- El blanco manda

Puedes elegir el color que quieras, faltaría más. Sin embargo, tenemos que darte un consejo para que el resultado que obtengas sea excelente. El blanco, en cualquiera de sus versiones, es el color que más alegrías te va a dar. ¿Por qué? Pues porque ampliará el espacio visualmente, hará que parezca más limpio y permitirá la inclusión de pinceladas de cualquier color, ya que es la tonalidad que mejor combina con el resto. En definitiva, es una apuesta segura que no solo hay que contemplar para las paredes y el techo, sino que también puede adueñarse del color de los muebles o de los complementos decorativos que vayamos a colocar.

6- Flores, mensajes, fotos…

Para completar la decoración del recibidor, nada mejor que añadir flores, ya que son capaces de aportar una frescura que se agradece durante los meses más cálidos del año. Por otra parte, también puedes decantarte por letras decorativas con las que transmitir un mensaje de bienvenida o felicidad, tipo “welcome” o “smile”. Para terminar, y esto es todo un clásico, no puedes olvidarte de la importancia de colocar fotografías de la familia que harán que cada vez que abras la puerta se te dibuje una sonrisa al recordar buenos momentos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.