Cómo colocar el frigorífico para conservar los alimentos

Conservar los alimentos en buen estado en la nevera no es tan sencillo como introducirlos y sacarlos  de ella cuando se vayan a usar. Hay algunos aspectos muy importantes que debes tener en cuenta para que tu comida se mantenga fresca y con todas sus propiedades nutricionales por más tiempo. Colocar los alimentos en el frigorífico de forma correcta es fundamental para que éstos se mantengan en buen estado el mayor tiempo posible. Hoy queremos darte unos consejos para aprender a organizar tu nevera para que los alimentos se mantengan bien conservados durante más tiempo. ¡Todo lo que necesitas saber sobre los electrodomésticos, a tu alcance!

El frigorífico es un “imprescindible” en todas las cocinas. Nos ayudan a mantener los alimentos en buen estado durante más tiempo y a conservar todos sus nutrientes. Las neveras tienen espacios diferenciados para colocar todos los alimentos en ella y así evitar el contacto entre ellos para que no se transmitan olores y sabores de unos a otros. Pero la temperatura no es la misma en toda la nevera y los diferentes alimentos requieren distintas temperaturas para su conservación. Te lo explicamos con más detalles a continuación:

  • La parte superior de la nevera es en la que menos varía en temperatura, por eso es perfecto para guardar comida a la que se debe tener acceso fácil, como las carnes frías listas para consumir, o la comida cocinada que no se consumió al momento.
  • La parte inferior es la zona más fría de la nevera y en ella es recomendable colocar alimentos que necesitan temperaturas más bajas como el pescado y la carne. También tienen que protegerse con envases cerrados o envolverlos para evitar que derramen jugo.
  • En la parte media se se colocan alimentos que requieran menos frío y los que tengan en la etiqueta el mensaje “Una vez abierto, consérvese en frío”. En esta zona suelen ir los lácteos y embutidos. Sin embargo, los lácteos, embutidos, sobras o cualquier producto que requiera conservación en frío una vez abierto, se colocarán en los estantes medios o superiores.
  • Los cajones inferiores son perfectos para conservar frutas y verduras.
  • La puerta es la zona menos fría y por tanto el lugar ideal para productos como mantequillas o mermeladas. También es la zona que sufre más variaciones de temperatura al abrir y cerrar la puerta. Allí deben estar los alimentos que más resistan estos cambios, como las salsas, los encurtidos, el agua fría o algunas bebidas.

 

 

 

Además de colocar los alimentos en el lugar adecuado, también es recomendable no sobrecargar en exceso la nevera de alimentos para no limitar la circulación del frío en su interior. También es importante lavar de inmediato los jugos o líquidos que se derramen para evitar el crecimiento de las bacterias. ¡Ah! Y no te olvides de tapar bien los alimentos en recipientes apropiados como tuppers o bolsas precintadas.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad para tener una nevera ordenada y que tus alimentos puedan conservarse óptimos durante más tiempo.

¡No te olvides de compartirlo si te gustó! 😉

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*