Consejos para decorar tu casa de un solo color

Nos consta que hay muchas personas que tienen serias dudas a la hora de elegir los colores con los que decorar su hogar. Hay combinaciones muy favorecedoras, pero también hay combinaciones que pueden arruinar cualquier estancia.

Para que no te equivoques, te proponemos apostar por un solo color. Puede parecer algo demasiado simple y sencillo, pero lo cierto es que es complicado decorar un ambiente monocromo, por lo que te recomendamos estar atento a lo que te contamos a continuación, ya que compartimos una serie de consejos muy útiles para obtener un resultado excelente.

¿Qué color elijo?

Antes de nada tendrás que tomar la decisión más importante, que es la de la elección del color que monopolizará tu hogar. Para ello deberías hacerte unas cuantas preguntas, como por ejemplo la que tiene que ver con tu personalidad, con tu estado de ánimo o con tus gustos. Y no solo eso, sino que también debes pensar que hay colores que son más afines a un estilo decorativo que otros.

El blanco es un seguro de vida. Es el color más elegido en todo el mundo por razones obvias. Transmite paz y sensación de limpieza, además de tener la virtud de ampliar espacios visualmente. Todo lo contrario se puede decir del negro, que jamás recomendaríamos como apuesta monocromática por la luz que quita y por lo apagado que es.


Si quieres salirte del blanco porque te parece demasiado soso, puedes decantarte por un gris, que es muy elegante, o bien apostar por un tono tierra, que te ayudará a crear ambientes muy naturales y se mezclará muy bien con todo tipo de complementos de fibra vegetal como pueden ser las cestas vietnamitas. Además, con los muebles de madera de un color original también quedará genial.

Otra opción que recomendamos encarecidamente es la del azul, sobre todo si se va a decorar una casa de la playa. Abrazarás el estilo mediterráneo, aunque debes ser cuidadoso a la hora de elegir la tonalidad, ya que un azul muy intenso podría cansarte a las pocas semanas. Lo ideal es decantarse por una tonalidad pastel que aporte dulzura.

Contraste a base de textura y estampados

Si solo vas a decorar con un color, debes olvidarte de las clásicas combinaciones, por lo menos a grosso modo. Por suerte no está todo perdido, ya que puedes crear contrastes jugando con la textura y los estampados, algo que se pone de manifiesto de forma especial en textiles como los cojines, las alfombras, la ropa de cama o las cortinas. Otra buena idea es mezclar colores que estén dentro de la misma gama cromática, e incluso puedes salirte un poco de la raya introduciendo un pequeño detalle de color, como puede ser un jarrón, un portavelas o una silla.

El minimalismo te vendrá muy bien

Debes saber que no todos los estilos decorativos acogen de buena gana la elección de un color para decorar toda la casa. Los más recargados hacen que todo sea más complicado, y eso es justo lo contrario de lo que sucede con el minimalismo, que al prescindir de muchos objetos permite crear ambientes limpios y despejados en los que no hay que pensar demasiado a la hora de crear contrastes como los que hemos mencionado en el anterior apartado.

Si el minimalismo no te acaba de convencer por ser un estilo que en ocasiones peca de ser demasiado frío y sobrio, siempre estás a tiempo de añadir algo de vida con toques de estilo nórdico y con materiales naturales como la lana, el yute o el lino. Te sorprenderá el resultado final y estarás convencido de que tu arriesgada elección ha sido acertada.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.