Consejos para tener un recibidor a la última

El recibidor es una parte del hogar más importante de lo que creemos. Aunque no la consideramos una estancia en sí, nos gusta cuidarla porque es el primer espacio de nuestra casa, el que determina la primera impresión que se llevan nuestros invitados. Además, no solo hay que decorarlo pensando en los invitados, sino que también hay que ponerlo a punto pensando en nosotros mismos, que somos los que lo vamos a ver todos los días al llegar del trabajo.

Para que tengas más claro cómo se decora un recibidor a la última, hemos decidido preparar este artículo que te servirá como guía y que despertará tu inspiración. ¿Empezamos?

No te pases con la decoración del recibidor

Lo del “menos es más” hay que extenderlo al recibidor. No es una buena decisión sobrecargarlo con decoración u objetos que almacenamos justo al lado de la puerta de entrada. Es bueno mantenerlo despejado, sobre todo si es de reducidas dimensiones. Por eso recomendamos apostar por muebles pequeños y pocos complementos decorativos. Además, si colocamos una lámpara sobre una consola o una cajonera, debe ser de un tamaño proporcional al resto de piezas. Un perchero suele ser una buena solución por lo poco que ocupa y lo funcional que es, además de ser un elemento decorativo extra que en ocasiones pasa desapercibido.

¿Qué te parece un banco?

He hablado de colocar una consola o una cajonera, pero lo cierto es que hay otras opciones para vestir el recibidor con un mueble. Una de ellas es la de colocar un banco con unos 40 centímetros de profundidad. Nos servirá para descansar, y también podremos decorarlo con cojines o mantas encima del asiento. Debajo puede ir una alfombra y alguna que otra cesta en la que colocar objetos indispensables.

Colores suaves para multiplicar la luz

Si tu recibidor no es grande tendrás que apostar por colores más bien suaves, como por ejemplo el blanco, el gris o el beige. Ayudará a que la luz natural se distribuya y la sensación de amplitud será indiscutible. Si consideras que es demasiado aburrido, siempre puedes añadir toques de color con jarrones, portavelas, figuras decorativas… Es más, yo siempre recomiendo colocar plantas en el recibidor, ya que nos alegran la vista nada más entrar y son capaces de llenar de buen olor nuestros primeros pasos.

La elección del tamaño del mueble

Por lo general, el mueble del recibidor debe adaptarse al espacio disponible. Con eso me refiero a que no puede ocupar todo el recibidor a lo ancho y a que debe permitir el paso al resto de estancias sin dificultades. Recuerda que entre mueble y mueble o entre mueble y pared siempre debería haber un espacio de unos 90 centímetros.

No te olvides de los espejos

Los espejos no pueden faltar en un recibidor que se precie, y más hoy en día, ya que son tendencia y hay diseños realmente bonitos. Dejando a un lado la parte estética, no hay que olvidar que nos ayudan a ganar luminosidad y amplitud, al tiempo que son indispensables para que podamos ver si vamos bien o vamos mal antes de salir de casa.

Composiciones sencillas y coherentes

El recibidor, como puerta de entrada a tu casa, debería reflejar lo que uno se va a encontrar en el resto de estancias. ¿Qué significa eso? Que debería ser coherente con la decoración que reina en el resto de las estancias. Por eso debes decorarla siguiendo los patrones del estilo decorativo que hayas elegido, para lo que te recomiendo valerte de composiciones sencillas, más que nada porque suele ser una zona de reducidas dimensiones que no admite muchas florituras.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.