Consejos para tener una cocina funcional dependiendo de su forma

La cocina es una de las estancias más importantes de nuestro hogar. En ella invertimos mucho tiempo cocinando, e incluso hay quienes también la utilizan para desayunar, comer, merendar o cenar. Todo depende del espacio disponible que tengas y del uso que quieras darle, para lo cual te vendrá muy bien contar con una cocina que sea lo más funcional posible.

Con el artículo de hoy queremos ayudarte en ese sentido, puesto que te proponemos una serie de consejos que podrías poner en práctica desde hoy para lograr que sea un espacio más funcional de lo que creías que podría ser. ¿Te apetece conocerlos?

Cocina con forma de “L”

La cocina con forma de L es una de las más habituales, ya que en muchas ocasiones nos permite hablar de espacios abiertos. En la esquina de la “L”, normalmente, lo que se suele hacer es colocar los electrodomésticos, dejando el espacio más largo para los fogones y la zona de la encimera en la que se preparan los alimentos. Además, se trata de un tipo de cocina que te permite disfrutar de espacio para comer si cuentas con los metros cuadrados suficientes. Eso sí, dicho espacio debe ser cuadrado y hay que saber aprovecharlo para no tener problemas.

Cocina con dos frentes enfrentados

Las cocinas con dos frentes enfrentados, también conocidas como cocinas en paralelo, nos ofrecen muchas posibilidades a la hora de distribuir tanto los muebles como los electrodomésticos, ya que podemos elegir en qué frente van a ir en función de nuestras necesidades. Son de las más funcionales que hay y permiten hacer todo el trabajo que requiere una cocina sin tener que andar demasiado, ya que como mucho hay que girarse hacia atrás o moverse unos pasos hacia el lado. ¿La parte negativa? Que no podrás colocar una mesa entre ambos frentes a menos que tengas una cocina inmensa.

Cocina en línea

Es la cocina más habitual en los hogares en los que no hay muchos metros cuadrados disponibles. Son cocinas pequeñas en las que hay el espacio justo para cocinar y para almacenar accesorios, ollas y sartenes. Aunque tendrás poco espacio para el fregadero y los fogones, a su favor está el hecho de que siempre estás a tiempo de una pequeña mesa justo enfrente, preferiblemente de las que van pegadas a la pared y se extienden solo cuando se utilizan.

Cocinas en “U”

Es un tipo de cocina que a muchos nos gustaría tener, ya que normalmente ofrecen mucho espacio y te permiten optar por una distribución atractiva. La capacidad de almacenaje no suele ser un problema y tienes la ventaja de tenerlo todo bastante cerca y bien organizado. De hecho, puedes separar claramente la zona destinada a la superficie de trabajo y la zona destinada a comer. Son las más recomendadas en espacios abiertos.

Cocinas con isla

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener una cocina con isla? Para ello, lo primero que hay que tener es mucho espacio en la cocina, ya que de lo contrario es inviable tener un mueble que actúe como isla. Es muy cómoda para trabajar con los alimentos y te permite interactuar con las personas que se encuentran cerca de la cocina por ser una cocina de dos frentes abierta en un lado. Si quieres una cocina con isla a toda costa y eres consciente de que no tienes espacio para comprarte una como las que aparecen en las revistas, confórmate con una cocina con península, que tiene como punto a favor la capacidad de ampliar el espacio visual, al tiempo que recorta el espacio destinado a moverse.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.