Cuatro estilos decorativos que nunca pasan de moda

Si estás en pleno proceso de decoración de un piso y te planteas un cambio radical de estilo, que sepas que hay cuatro que nunca pasan de moda, o al menos eso es lo que parece echando un vistazo a las tendencias de los últimos años.

De todos ellos te vamos a hablar a continuación, así que ten en cuenta las características de cada uno para que puedas decidir cuál es el que se adapta mejor a tus gustos. ¿Empezamos?

1- Estilo rústico

La belleza del estilo rústico reside en el uso de la madera, que no solo se adueña del mobiliario, sino que también se deja ver en los accesorios. El ambiente que se crea es de tranquilidad, de conexión con la naturaleza. Además de la madera, también tienen cabida otros materiales como las fibras naturales, el barro o la piedra.

La madera de pino suele ser la gran protagonista por la solidez que aporta. Sin embargo, también es muy común toparse con muebles hechos de forma artesanal, que no lucen unas líneas necesariamente perfectas. Otro detalle muy común en este tipo de ambientes, y que a nosotros personalmente nos encanta, es el de las vigas de madera en el techo. Hacen que cualquier estancia sea mucho más acogedora.

¿Un mueble de estilo rústico indispensable? Sin duda, un armario como el que puedes ver en la fotografía que se muestra a continuación.

2- Estilo vintage

Los amantes de lo antiguo suspiran por este estilo en el que se recuperan muchos clásicos, como por ejemplo una Vespa o una furgoneta Volkswagen Transporter. Eso sí, va mucho más allá de iconos como los que acabo de mencionar, ya que basta con emplear materiales envejecidos en muebles y complementos para que el estilo vintage adquiera su máxima dimensión.

El aspecto antiguo es el que prima e incluso existe la posibilidad de mezclar piezas antiguas con piezas modernas. Eso gusta especialmente a los millennials, que por lo visto son muy fans de lo vintage. Los muebles vintage pueden ser antiguos o nuevos, solo que estos últimos han sido tratados para que parezcan de otra década.

3- Estilo industrial

Es el estilo urbano, el que triunfó gracias a los neoyorquinos en la década de los 50, cuando las fábricas llenas de vigas y hormigón se convirtieron en hogares con espacios diáfanos.

Hay que decir que es uno de los estilos más eclécticos. Permite mezclar piezas de distintos colores y materiales sin que desentone. Eso sí, el hierro y el acero ocupan un lugar privilegiado, lo mismo que se puede decir de las vigas, las cañerías y las paredes de ladrillo visto. También se valora que los techos sean altos y que los ventanales sean muy grandes para dejar que entre luz natural sin cortinas de por medio. En cuanto a colores, los que más triunfan son el marrón, el beige, el blanco, el gris y el negro.

Las sillas que puedes ver a continuación encajan a la perfección en ambientes de estilo industrial.

4- Estilo nórdico

Imposible dejar fuera de esta lista al estilo nórdico, que a estas alturas podríamos decir que se ha convertido en todo un clásico. No hay nadie que no disfrute con este estilo decorativo que transmite tanta tranquilidad. Para ello es importante apostar por la madera, que se puede mezclar con el blanco y con el gris. Es indispensable que haya orden y que no se recarguen mucho los espacios, porque de lo contrario se pierde toda la esencia del estilo scandi.

La naturaleza también tiene hueco. Materiales como el lino, el algodón y la lana son muy apreciados. Y no solo eso, sino que las plantas siempre son bienvenidas. Por otra parte, el toque de color lo pueden dar las flores, pero también complementos como cojines o alfombras.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.