Ideas para una decoración muy zen

Gracias a la decoración podemos cambiar nuestro estado de ánimo. Es capaz de transmitir más de lo que podríamos imaginar y es por ello que tenemos que prestar mucha atención a una serie de consejos que pueden hacer que la decoración vire hacia un lado o hacia otro.

En este artículo queremos compartir algunas ideas con las que lograrás que tu hogar sea un hogar muy zen, por lo que es ideal para desconectar de los problemas del día a día y decir adiós al estrés. Suena bien, ¿verdad? Pues si quieres conocer esas ideas continúa leyendo.

El dormitorio es clave

A la hora de presumir de casa zen, tenemos que prestar mucha atención a una estancia tan importante como el dormitorio. Es allí donde descansamos, donde nos olvidamos por unas horas de los problemas que nos persiguen. Eso significa que hay que hacer todo lo posible para acondicionarlo de tal forma que se convierta en un santuario del relax. ¿Ideas? No nos faltan. Pon unas velas aromáticas, apuesta por una luz cálida y tenue, asegúrate de que el colchón es firme y la cama está bien orientada, ventila cada día… Con todo eso notarás que tu dormitorio es un refugio de paz en el que es imposible pasar una mala noche.

Plantas naturales

Las plantas son nuestras grandes aliadas a la hora de lograr un hogar zen. Lo son porque son capaces de aportar armonía y serenidad, que es justo lo que andamos buscando. Puedes tenerlas por toda la casa sin importar la estancia en las coloques. Solo tienes que asegurarte de que vas a poder llevar a cabo el mantenimiento que requieren para que se mantengan en perfecto estado y no tengas que lamentar ni una sola baja. De la misma forma que hablo de plantas, también puedo hablar de flores, ya que éstas aportan alegría y frescura, lo que evidentemente repercute de forma positiva en nuestros niveles de estrés.

Colores zen

El blanco vale para todo y en este caso tampoco es una excepción, pero por suerte hay más colores que pueden ayudarte a lograr el objetivo zen que nos hemos planteado en este artículo. Uno de los más apropiados para ello es el verde, ya que nos acerca la naturaleza por muy lejos que estemos de ella, motivo por el cual puedes utilizarlo como color protagonista o para las paredes. Por otra parte, el azul también puede relajarte porque es un color ideal para concentrarse y porque nos recuerda al mar. Por último, los tonos tierra también pueden llegar a ser muy relajantes por lo acogedores que son.

Rincones especiales

Otra buena idea tiene que ver con los rincones especiales que tú mismo puedes crear. Por ejemplo, un rincón de lectura en el que sumergirse en novelas de las que te tienen enganchadísimo. También puedes tener un rincón para el descanso formado por lo que te permita sentirte más cómodo, como por ejemplo una hamaca.

Luz natural y espacios diáfanos

La iluminación también puede influir de forma positiva en la creación de ese hogar zen. Lo mejor es que apuestes por la luz natural, para lo que te vendrá muy bien despejar todas y cada una de las estancias para que fluya sin problemas. Puedes multiplicar la luminosidad con el uso de espejos, que además son muy decorativos y están disponibles en muchas formas y dimensiones, y también debes hacer todo lo posible por unir espacios para crear esa sensación de continuidad que tanto se agradece.

Y tú, ¿qué necesitas para vivir en un hogar zen? Puedes dejar un comentario para compartirlo con todos los lectores.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.