La butaca, un mueble del que enamorarse

La butaca está infravalorada, o al menos esa es la sensación que tenemos muchas veces. Es una pieza de mobiliario preciosa que no solo brilla a nivel estético, sino que nos ofrece la posibilidad de descansar de la mejor forma posible. No es ni una silla ni un sofá, y eso muchas veces se agradece. ¿Por qué? Porque todos queremos la comodidad que nos brinda un sofá, pero muchas veces no podemos permitirnos el lujo de tener un sofá lo suficientemente grande como para abarcar lo que nos gustaría. En es esos casos en los que la butaca aparece como la mejor de las opciones.

Un clásico que no deja de reinventarse

En Muebles Boom tenemos muy claro que las butacas no van a desaparecer nunca. Llevan mucho tiempo entre nosotros (siglos) y el siglo XXI no ha terminado con ellas. Todo lo contrario. Cada vez hay diseños más ingeniosos y los clientes saben valorar lo que es estar sentado en una butaca que ofrece unos niveles de comodidad que nuestra espalda agradece.

Las hay de cuero, tapizadas, mullidas, de ratán, de mimbre… Se fabrican en muchos materiales y los diseños son casi infinitos, así que es imposible no encontrar una que satisfaga nuestros gustos y nuestras necesidades.

El rincón de lectura perfecto

Si por algo son populares las butacas es por lo mucho que pueden aportar a quienes suelen devorar libros con facilidad. Son ideales para crear un rincón de lectura, y eso es algo que habrás podido comprobar en más de una ocasión viendo inspiradoras fotografías en redes sociales como Pinterest o Instagram, donde cada día se suben fotografías de butacas que marcan la diferencia.

Lo que se suele hacer es colocar la butaca cerca de una ventana para aprovechar la luz natural, lo cual no quita que tengamos una buena lámpara de pie al lado para recurrir a la luz artificial cuando es necesario. Además, otro clásico es colocar un mueble auxiliar en el que posar las gafas (si se utilizan) y los libros que tenemos entre manos.

¿Modernas y menos cómodas o clásicas y más cómodas?

A la hora de elegir la butaca perfecta debes tener en cuenta que no todas son igual de altas. Las más bajas son las más modernas, las que huyen del estilo clásico que se impuso hace siglos. Eso sí, tienen un inconveniente, que es el de no recoger de la misma forma tanto la cabeza como los hombros, por lo que son bastante más incómodas. Ya se sabe, para presumir hay que sufrir.

El color de la butaca puede ser como el de las paredes si lo que se busca es que pase desapercibida. También podemos decantarnos por un color como el del resto de muebles para que todo siga una misma línea, aunque hay quienes prefieren que la butaca sea el elemento con el que marcar la diferencia. Eso es cuestión de gustos y de objetivos.

También para la terraza

Otro aspecto muy positivo de las butacas es que también se fabrican para ser utilizadas en espacios exteriores como la terraza. En ese caso el material empleado para su fabricación suele soportar los cambios de temperatura y las inclemencias meteorológicas, como por ejemplo la lluvia. Eso y el sol, que como bien sabes desgasta cualquier tapicería que no esté preparada para soportar sus rayos.

Propuesta comunicativa

Para terminar, te proponemos crear un rincón perfecto para la comunicación. ¿Cómo? Colocando dos butacas, una enfrente de la otra. Te sentirás muy cómodo y podrás compartir un aperitivo con esa persona con la que tienes una charla pendiente colocando una mesa auxiliar entre los dos. Eso sí, que la mesa no sea demasiado alta y no tengáis problemas para miraros a la cara. El objetivo es fomentar la comunicación con dos butacas como espectadoras de lujo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.