La cama y sus ventajas de almacenamiento


¿Quién ha dicho que la cama solo sirve para dormir? ¡De eso nada! Hay que verlas como algo más, como una oportunidad para almacenar todos esos objetos que no sabemos dónde meter por culpa de la falta de espacio, que como bien sabes suele ser uno de los principales problemas en los pisos de hoy en día.

Los diseñadores se han dado cuenta de las necesidades de la gente y desde hace muchos años podemos disfrutar de camas con cajones y camas con canapé, que son aquellas que se abren por completo para que podamos colocar de todo sin que esté a la vista.

Un extra de espacio que siempre viene bien

El orden es fundamental. No se puede vivir en un piso que está manga por hombro, con ropa tirada encima de las sillas, con bolsas de patatas a la vista o con juguetes de los niños tirados por el suelo, por citar solo algunos ejemplos. Si quieres que eso no pase, tendrás que empezar a ser más ordenado, y para ello es recomendable que te rodees de soluciones como las que te ofrecen las camas con cajones o con canapé.

Solo el Feng Shui podrá tirarte para atrás. El comercial de turno te dirá que es una gran decisión y no tardarás en darte cuenta de que así es. Sin embargo, las teorías del Feng Shui recomiendan no almacenar nada debajo de la cama. Imaginamos que el creador de dicha corriente no tenía problemas de espacio, ya que el orden es una de sus máximas y ese orden no puede existir si no se almacenan los objetos que no queremos tirar.

¿Qué vas a guardar?

Hay que ser prudente a la hora de utilizar este hueco tan útil. No vale cualquier cosa, no vale colocar la ropa de cama y otro tipo de ropa de otras temporadas y quedarse tan ancho. Para eso ya están los armarios. Ese espacio, como mucho, debería utilizarse para las maletas, para el edredón de invierno… De esta forma nos facilitamos la vida sin alterar lo que conocemos como un orden lógico de las cosas.


Si vas a guardar cosas, que ya verás como sí, ten en cuenta que el polvo puede adueñarse de ellas. Eso significa que tendrás que coger las cajas adecuadas para que el almacenaje sea correcto. Además, es bueno que sean cajas transparentes, ya que no tendrás que sacarlas y abrirlas cada vez que busques algo que crees que están guardado en ellas. De un simple vistazo ya sabrás si vas por buen camino o no.

El precio puede ser un obstáculo

En algunas ocasiones hay quienes declinan la posibilidad de comprarse una cama con canapé porque suelen ser más caras que las camas que no tienen espacio de almacenamiento. La solución intermedia suelen ser las camas con cajones, que sí ofrecen almacenamiento y no son tan caras. Eso sí, no podrás guardar objetos tan grandes como si se tratara de un canapé, ya que tendrás como limitación las dimensiones de los cajones.

Evidentemente, debajo de la cama no puedes guardar cosas que vas a utilizar en tu día a día, ya que te estarás complicando la vida en exceso. Tienen que ser cosas de temporada que dejas de utilizar durante cuatro, cinco o seis meses seguidos como mínimo. Disfraces, zapatos, material de bricolaje… Hay muchas posibilidades y todo depende del provecho que le quieras sacar.

¿Y para habitaciones infantiles? No recomendamos camas tipo arcón, ya que el niño podría abrirlo y correr el riesgo de quedarse atrapado dentro. Además, no es buena idea utilizarlo para guardar juguetes, ya que estos deberían estar siempre accesibles para que los más pequeños de la casa puedan jugar con ellos siempre que quieran.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.