¿Qué color elijo para el dormitorio?

Te suena esta pregunta, ¿verdad? Todos nos la hacemos cuando entramos a vivir a un piso, o simplemente cuando estamos cansados del color que tiene nuestro dormitorio y tomamos la decisión de cambiarlo.

Responder la pregunta no es nada fácil, pero por suerte hay una serie de aspectos que uno puede valorar para salir de dudas. De ellos te hablo en este artículo, así que toma nota y tendrás la sensación de que elegir el color para el dormitorio no es tan complicado como parece.

Buscando el relax

Si lo que buscas es relajarte y desconectar, que es lo que suele buscar todo el mundo cuando se trata de decorar el dormitorio, los colores fríos como el azul te ayudarán. Aportan paz y serenidad, y eso es algo que notarás desde un primer momento con el simple hecho de pintar las paredes. El blanco combina muy bien con el azul, y si es una casa en la playa seguro que encontrarás motivos marineros con los que lograr un resultado espectacular.

Alegría y energía para empezar el día

Claro, uno habla de colores fríos para buscar el relax y dormirse, pero hay quienes prefieren hablar de la energía que hay que tener nada más empezar el día. Si tu objetivo está más centrado en esto que en el relax, entonces tendrás que elegir colores cálidos como el amarillo, el naranja o el rojo, que sin ser los más relajantes te permiten activar todos tus sentidos. Eso sí, huye de los colores estridentes y piensa que a veces no es necesario pintar las paredes de esos colores, sino que basta con elegir complementos que transmitan la idea que buscamos.

La naturaleza en tu dormitorio

Si quieres presumir de dormitorio natural, que por cierto es algo que está cada vez más de moda, lo que deberías hacer es aferrarte a colores como los tierra, que además suelen combinar con muchos otros colores y son perfectos para mezclarse con fibras naturales como el yute. Luego dependerá de ti si quieres añadir una pincelada de modernidad, de aura bohemia o de naturaleza en estado puro. Para esto último no hay nada como recurrir a las flores y las plantas, que como puedes intuir se llevan muy bien con las tonalidades tierra.

La apuesta segura

Si tu objetivo primordial es el de no cometer errores y jugar sobre seguro, no cabe duda de que los colores neutros son los que van contigo. Lo cierto es que la mayoría de dormitorios están pintados y decorados con tonalidades neutras, siendo el blanco el color estrella sin ninguna duda. Lo mejor de todo es que la gama de tonalidades es muy amplia hoy en día, así que no podrás decir que son colores muy aburridos porque puedes jugar, por ejemplo, con una gama de grises a la hora de pintar las paredes y el techo, elegir los textiles, etc.

La elegancia

Hablar de elegancia es hablar del color negro, que por otra parte no suele ser un color muy recomendado en decoración por los problemas que suele dar a quienes tienen un piso pequeño. Si tu dormitorio es pequeño y la luz natural se manifiesta con dificultades, lo que no debes hacer es elegir el negro, que es un color más apropiado para dormitorios grandes en los que no importa que resta algo de claridad. Es sin duda alguna el gran problema que presenta, pero también hay que hablar de las muchas ventajas que nos ofrece. ¿La más relevante de todas? La elegancia que transmite, al tiempo que es un color fácil de combinar.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.