Trucos que hacen que una habitación parezca más amplia

La mayoría de problemas que surgen a la hora de decorar cualquier habitación tienen que ver con la falta de espacio. Por desgracia, no todos tenemos la posibilidad de vivir en pisos de más de 100 metros cuadrados, motivo por el cual nos vemos en la obligación de sacar rendimiento a todas y cada una de las estancias del hogar. ¿Cómo? La respuesta es más fácil de lo que crees.

En este artículo vamos a compartir una serie de trucos que te permitirán aprovechar el espacio como es debido. Pensarás que tus habitaciones son nuevas, pero en realidad lo único que habrás logrado es que parezcan más amplias, lo cual es todo un logro que te ayuda a vivir mejor.

Espejos

En primer lugar te recomendamos recurrir a los espejos, ya que gracias a ellos podemos lograr que una habitación parezca más amplia de lo que realmente es. ¿Por qué? Porque se encargan de reflejar la luz de la estancia, multiplicándola para llegar a todos los rincones. Lo mejor de todo es que puedes poner todos los espejos que quieras, aunque es recomendable no pasarse.

Luz natural

La luz artificial no es de gran ayuda cuando la luz natural no está presente. Esta última es la que debemos potenciar por todos los medios, ya que es la que nos ayudará a verlo todo más claro, la que hará que una habitación parezca más grande de lo que es. Para ello trata de despejar las ventanas al máximo y no apuestes por cortinas opacas. Todo lo contrario. Coloca cortinas vaporosas de tejidos como el algodón y el lino decidiendo el grado de intimidad que quieres, ya que es lo que determinará el grosor de las mismas.

Distribución

La distribución siempre es la clave de un correcto aprovechamiento del espacio. Para que te hagas una idea de lo importante que es, basta con poner un ejemplo tan claro y sencillo como el del maletero de un coche. Dependiendo de cómo coloques las maletas antes de irte de vacaciones tendrás más o menos espacio disponible. De la misma forma, dependiendo de la distribución de la habitación podrás colocar más o menos muebles y accesorios decorativos. Por normal, lo ideal es que el centro quede lo más despejado posible, lo que implica distribuir muebles y complementos pegándolos a las paredes y respetando las zonas de paso.

Orden

De nada te servirá todo lo anterior si el desorden reina en tu hogar. El caos, que implica tenerlo todo por en medio y sin ningún tipo de criterio, hace que el espacio disponible se vea más pequeño y que tengas la sensación de agobio. Trata de ser lo más ordenado posible, para lo que deberías valerte de soluciones de almacenamiento como estanterías, cestas, baúles, etc. Con eso, y con una limpieza periódica a conciencia, tus habitaciones estarán siempre en condiciones.

Colores

No hay mejor color que el blanco para tener la sensación de que el espacio está bien aprovechado. Eso sí, no te preocupes porque no es el único color que puedes utilizar, ya que existen otros que forman parte de la paleta de tonalidades recomendables para pintar y decorar una habitación pequeña. ¿Cuáles? El gris cuando es claro, el beige, los tonos crema… Recuerda que puedes romper con la monotonía del lugar valiéndote de los complementos, que son los que te permiten dar rienda suelta a tus gustos en cuanto a colores. Eso sí, te recomendamos seguir la regla de los tres colores, que consiste en no utilizar más de tres colores en habitaciones pequeñas, ya que de lo contrario corres el riesgo de que la vista se distraiga tanto que no seas capaz de percibir el espacio disponible.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.